¿Es peligrosa para el bebé la ecografía transvaginal?

¿Es peligrosa para el bebé la ecografía transvaginal?

La ecografía transvaginal es la primera prueba ultrasónica que se utiliza para confirmar el embarazo, en donde se podrá observar  los ovarios, el útero, cuello y vagina. Por lo tanto no es un examen que pueda dañar al feto. Es importante realizarla al comienzo del embarazo, pues permite comprobar la capacidad y el tamaño del útero.

Con esta ecografía se confirma que el embarazo ha comenzado sin problema, ya que es  un examen no invasivo. Por lo tanto la primera ecografía se realizará entre la semana 10 y 13 de embarazo, la segunda ecografía entre la semana 18 y 23 la cual se conoce como ecografía morfológica en donde se podrá conocer el sexo del bebé.  La tercera  y última ecografía se realizará entre la semana 30 y 34 en la cual se medirá el crecimiento del feto y el estado de la placenta, como también  servirá para reconfirmar su morfología.

Ahora bien, muchas mujeres aun temen en  realizarse esta ecografía ya que la asocian con el miedo a sufrir de un aborto, sin embargo esto no tiene ningún fundamento científico pues no existe riesgo alguno al momento de realizar este procedimiento. Por el contrario se deberá tener en cuenta  que la gran mayoría de las pérdidas se dan dentro de las primeras semanas de gestación y es justo  cuando se realiza la ecografía transvaginal. Es por ello que muchas mujeres lo asocian y le temen. Debe de tener en cuenta que solo es una mera coincidencia, pues si empieza a presentar sangrado acompañado de dolor es posible que desencadene en un aborto.

Como lo mencionamos, la ecografía transvaginal puede resultar sumamente útil, pues ayuda a medir el cuello uterino con el objetivo de conocer la posibilidad de  que pueda presentarse un parto prematuro, así mismo si llegara a presentar sangrado repentino con esta prueba nos permitirá diagnosticar si es que hubo rompimiento de algún vaso sanguíneo que se encuentre cercano a la placenta.

Se deberá considerar:

  • En algunos casos, es posible que encuentre molestias al realizar la prueba, y es que en el proceso se deberá introducir una sonda ecográfica vía vaginal. Sin embargo no debería causar dolor.
  • Es posible que luego de realizado el examen, presente un leve sangrado.
  • Si llegara a presentar sangrado parecido a su menstruación y además de ello comience a sentir dolor, deberá acudir a su médico de inmediato.

Debe saber que la ecografía transvaginal debe realizarse por decisión propia sin presiones ni miedos. Pues no no representa problemas a la madre ni  al bebé.

Deja un Comentario